Virajes por flexión

Los virajes por flexión son básicamente en el que las piernas se contraen para realizar la inversión de cantos de la manera más rápida posible.

Esto puede darse por tres motivos:
El esquiador absorbe su fuerza centrífuga lanzando su centro de gravedad, lo más directamente posible, hacia el punto donde deberá situarse para iniciar el siguiente viraje.
El centro de gravedad de desplaza lateralmente a la dirección que se lleva mientras se produce el cambio.

Las piernas se lanzan enérgicamente hacia el lado contrario para ganar terreno en la pista a la hora de salvar un obstáculo.
Suele utilizarse en competición con objeto de pasar las puertas lo más cerca posible con el menor movimiento vertical ya que esto, como hemos visto anteriormente, obligaría a una mayor distancia recorrida.
El centro de gravedad sigue la misma dirección mientras se produce el cambio.

Combinando ambas al mismo tiempo.
La acción visual consecuente es que el centro de gravedad se mantiene a una distancia bastante similar al suelo durante toda la fase.

Normalmente, el objetivo al realizar este tipo de cambio es invertir los cantos al instante desde el máximo canteo del primer viraje al máximo canteo del segundo. Así se evita el innecesario desplazamiento lateral en la pista.

Es muy efectivo cuando se esquía rápido, algo incómodo en velocidad media e inapropiado cuando se desliza despacio.

Exige mucho técnica y físicamente por lo que está indicado para esquiadores de alto nivel que necesiten máxima eficacia.

Se trata del cambio que mejor permite mantener repartido el peso de manera similar sobre las tablas durante toda la trayectoria de la curva.

Madrid SnowZone | Copyright © 2021 |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *