El esquí extremo o freeride

Por esquí extremo básicamente entendemos una disciplina del esquí en la que se desciende una montaña con gran inclinación, fuera de las pistas pisadas y balizadas, y donde además suele haber rocas, cortados o grietas glaciares.

En competición los jueces puntúan, entre otros aspectos:

Fluidez: Bajar de manera armoniosa durante toda la bajada, sin fallos y sin detenerse, ni siquiera antes o después de un gran salto.

Agresividad: Dificultad de la línea elegida, la predisposición a atacar los obstáculos o resolver contratiempos…

Forma y estilo: Técnica del propio esquiador junto con el nivel demostrado, además de la facilidad y naturalidad con que solventa las situaciones difíciles.

Velocidad: Sin ser ésta una lucha contra el crono, una bajada rápida será mejor valorada.

Impresión general: Incluye la valoración global desde el punto de vista de quien está puntuando.

La manera más moderna, cómoda y rápida para poder llegar a éstas grandes montañas vírgenes puede ser en un helicóptero (heli-esquí).

Las primeras competiciones fueron en los años’80, aunque el primer esquiador conocido con renombre fue el suizo Sylvain Saudan a mediados de los ’60.

Actualmente la modalidad es conocida también por su nomenclatura comercial internacional “freeride”.

No es una modalidad olímpica ni está incluida en la Federación Internacional de Esquí (FIS) ni en la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI).

Madrid SnowZone | Copyright © 2021 |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *