El esquí alpino

Esta disciplina del esquí consiste deslizar girando con un par de esquís por una pendiente nevada.
Las botas del deportista se acoplan a las tablas por la punta y por el talón.
Tomando esto como referencia podemos decir que nació a finales del siglo XIX en Austria, aunque el deporte del esquí como tal, data de miles de años antes aunque en ese caso el talón permanecía libre y no fijo.

En las competiciones actualmente tan sólo cuenta el tiempo para la victoria.

Existen cinco modalidades reconocidas por la F.I.S.:

– Slalom: Bajada con virajes de radio corto en la que los corredores, para disminuir la distancia recorrida y bajar el tiempo final, recortan el radio de cada viraje apartando visiblemente los palos de las puertas.

– Gigante: Bajada por puertas de doble palo en la que se traza el tipo de viraje estándar de esquí alpino que es el radio medio.

– Súper Gigante: Bajada por puertas de doble palo en la que se realiza un tipo de viraje intermedio entre el gigante y el descenso.

– Descenso: Se trata de la carrera más rápida del esquí alpino en la que se alcanzan los 140 km/h. Los virajes son excesivamente amplios y en muchos casos el trazado se marca en base a las limitaciones naturales de la propia pista.

Existen numerosas estaciones por todo el mundo. Unas 38 en España además de las estaciones de esquí nórdico.

A las estaciones

Madrid SnowZone | Copyright © 2021 |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *