Cómo seguir mejorando tu esquí cuando ya deslizas en paralelo

Cuando un esquiador ya domina el paralelo entra en la fase de “aplicación”, que consiste en una gran serie de elementos y acciones que mejoran su técnica y sus recursos, y que por tanto le permitirán adaptarse a los diferentes tipos de pendientes, nieves, relieves, velocidades, tipos de esquís que utilice y circunstancias en las que se encuentre.

Su progresión en el terreno o pista específica será, como siempre, de fácil a difícil.

Aquí se desglosan las principales:

– Virajes conducidos y derrapados,

– Virajes simultáneos y alternativos (de uno o dos tiempos),

– Esquiando:

~ Rápido,
~ Lento,
~ En pendientes fuertes,
~ En nieve polvo,
~ En nieve primavera,
~ En nieve costra,
~ En nieve helada venteada,
~ En hielo (permanente o en placas esporádicas),
~ En nieve dura,
~ Realizando virajes cortos,
~ Realizando virajes amplios,
~ En pistas con gran afluencia de esquiadores.

– Introduciendo diferentes tipos de cambio:

~ Salto,
~ Extensión,
~ Neutro (con movimientos inapreciables),
~ Flexión,
~ Absorción,
~ Impulso alternativo,
~ Combinado.

– Esquiar de diferentes formas (recursos):

~ De espaldas,
~ Poca visibilidad y con ojos cerrados,
~ Con un esquí.

– Con y sin clavado.

– La fase de conducción puede ser:

~ Derrapada,
~ Pivotada,
~ Conducida.

– Coordinación colectiva,

– Diferentes tipos de virajes polivalentes,

– Esquís de diferentes modalidades y tamaños,

– Practicando otras variantes del esquí alpino:

~ Bajando puertas de competición y/o referencias,
~ Saltos,
~ Esquí extremo,
~ Esquí de velocidad,
~ Barandillas/ raíles,
~ Half-pipe,
~ Carving radical.

Madrid SnowZone | Copyright © 2021 |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *